bcsadmin

/bcsadmin

About bcsadmin

This author has not yet filled in any details.
So far has created 11 blog entries.

¿Qué objetivos tienes con tu hijo/a?

A veces nos planteamos qué enseñar y cómo educar a nuestros hijos, otras simplemente nos dejamos llevar por los acontecimientos diarios y el entorno.

La cuestión es qué ocurre cuando no tenemos un objetivo y plan de acción predeterminado, pues generalmente en la vida ocurre que son las circunstancias y los demás los que dirigen nuestra vida y no uno mismo. De ahí que debamos preguntarnos y tomar consciencia de cuáles son los objetivos que tenemos con nuestro hijo y qué hacemos día a día para ello.

Por otra parte parece que la educación tradicional asocia principalmente educar con: poner normas, límites, conseguir que los hijos estudien, que sean colaboradores, que consigan el mejor trabajo,..… ,sin embargo son muchos los estudios y mi experiencia personal como madre lo que me ha demostrado que son tres los objetivos y logros más importantes que debe aprender un hijo y son:

  1. Aprender a tomar las adecuadas decisiones, ya que su felicidad y éxito no dependen tanto de los estudios, dinero e inteligencia que tenga si luego no sabe tomar buenas decisiones.
  2. Otro objetivo importante debería ser el dar a tu hijo seguridad y confianza en sí mismo ya que aunque un hijo tenga mucho amor y educación sino confía en sí mismo ¿de qué le servirá?
  3. Tambien es bueno que tu hijo aprenda a sentirse realizado, que no conforme, y esto es que tenga lo que tenga o esté donde esté se va a sentir realizado y feliz con lo que hace, ya que son muchos los adultos que aun consiguiendo lo que se han propuesto en su vida no se sienten felices ni realizados.

Todo esto me lleva a pensar que cuando somos padres estamos a tiempo de conseguir hijos felices y para ello es bueno empezar a prestar atención y desarrollar el autoconocimiento personal que es fundamental en el camino hacia el éxito y la felicidad.

Mayca Baró

Se rebela tu hijo adolescente : ¿a qué se rebela?

Si preguntamos a un grupo de madres, la mayoría de las respuestas serían: “se rebela contra mí, contra las normas en general, contra los límites en particular, contra todo…”

El adolescente, para tener un buen desarrollo, necesita rebelarse contra todo lo establecido hasta el momento. Necesita hacerlo para construir su identidad propia y para ello tiene que comprobar/verificar otras realidades más allá de las que hasta ahora le ha ofrecido su contexto familiar y social.

Pero no me quiero enredar con esto. Me quiero centrar en una de las causas ocultas de la rebeldía adolescente. Porque en realidad, causas hay muchas pero hay una que viene determinada por la actuación de sus tutores, padres, cuidadores y es la que está en nuestras manos resolver.

Hay adolescentes que con su rebeldía, mala conducta, desobediencia y “ruidos”, están buscando llamar nuestra atención.

Son chicos que con su comportamiento están reclamando la atención de sus padres.

Y entonces me asalta la pregunta:
Entonces tu hijo qué necesita ¿normas/límites para mejorar su comportamiento o tu atención?

Vivimos vidas condicionadas por un reloj. Funcionamos a golpe de horarios rígidos y con un cohete en el culo (perdón por la expresión) y lo peor de todo, con la falsa creencia que, llegada cierta edad, nuestros hijos ya no nos necesitan y entonces los dejamos solos. No me refiero a que vivan solos o que hagan lo que quieran, sino que los abandonamos emocionalmente. Es lo que nos dicen que hay que hacer. La sociedad tiene mucha prisa en que los bebés sean niños, los niños sean adolescentes y los adolescentes sean adultos. No es que ahora crezcan más rápido que antes, es que ahora los obligamos a crecer deprisa. Aunque parezcan muy duros o “maduros”, sin duda tu hijo te necesita.

Necesita: tu presencia, tu cuidado, tu atención ,tu consejo ,tu escucha. Te necesita como guía para acompañarle en su desarrollo como adulto.

Los adolescentes, aun no tienen una buena gestión emocional y por eso no saben cómo pedirte la atención que necesitan. Lo hacen a través de actos y actitudes. Es por eso que cuando se sienten solos, cuando necesitan estar con alguien en casa y cuando casi nunca hay nadie, se comportan de forma inadecuada, se vuelven rebeldes, no cumplen órdenes y tienen una actitud hostil con la familia porque, en el fondo, están molestos, enfadados, rabiosos.

Una vez más te invito a “subirte a la terraza” y mirar desde otra perspectiva. Porque lo fácil es señalar al otro de nuestro malestar pero no hay que olvidar que la actitud del otro depende de quién seas/actúes tú.

¿Crees que aceleramos el crecimiento de nuestros hijos? ¿Crees que realmente los adolescentes están preparados para comer a diario solos y pasar las tardes solos en casa?

Mayca Baró

¿Cómo aumentar la autoestima de tu hijo?

Fomentar y aumentar la autoestima de tu hijo Adolescente puede parecer una gran responsabilidad y sin duda lo es ya que juega un papel fundamental en el desarrollo de nuestros hijos pues, entre muchas otras cosas, refuerza la confianza que tienen en sí mismos.

La autoestima proviene de sentir que uno es aceptado, que es capaz, y de saber que nuestras contribuciones son valiosas y valen la pena”, dice Jane Nelsen, terapeuta familiar.

Es importante que te asegures que tu hijo sienta orgullo y respeto por sí mismo. Asegúrate que confíe en su capacidad de enfrentar los retos de la vida, es esa confianza en sí mismo es la que le llevará a tener fuerza y ánimo para pasar a la acción sin miedo a los errores, frustraciones o posibles ”castigos” por parte de los adultos responsables porque sabe que de ahí saldrá con una experiencia o éxito y todo ello será bien recibido y aceptado en su contexto familiar.

Podemos señalar algunos puntos importantes para aumentar la autoestima de tu hijo:

  • La autoestima de un niño aumenta con el amor incondicional que le transmiten sus padres principalmente. Tu hijo se sentirá mejor si lo aceptas tal y como es, sin importar cuáles son sus puntos fuertes y debilidades.
  • Dedica a tu hijo atención completa aunque solo sean 10 minutos, más vale calidad que cantidad. Eso le ayudará a reforzar la sensación de que es valioso e importante para ti.
  • Establece algunas reglas razonables y limites, eso le dará seguridad en su vida y sabrá a qué atenerse.
  • Anima a tu hijo a que explore, sea curioso, a probar cosas diferentes, aunque exista la posibilidad del fracaso, sin riesgos nunca tendrá la oportunidad para el éxito. Sin duda es bueno que cometa errores para que aprenda y aumente su autoestima personal.
  • En definitiva es bueno que hace tu hijo y decírselo, escucharlo con atención, reconocer todos los días las cosas buenas, no compararlo con otros chavales de su edad, siendo empática y siempre atenta a sus puntos fuertes y dejándole claro que todos tenemos puntos débiles que mejorar, de ahí que tu hijo se sienta apoyado y aceptado por sus padres.

Todo esto ayudará a tu hijo a desarrollarse con una alta Autoestima.

Mayca Baró

¿Eres eficaz como madre / padre?

Hoy vamos a tratar de averiguar si eres  eficaz como madre/padre o  si quieres llegar a serlo y para ello te propongo unas pautas  que son muy eficaces para educar con éxito a tu hijo:

1) La acción :es lo que mejores resultados da en el entrenamiento  educativo  y tú dirás  porqué, pues simplemente porque los hijos son jóvenes, están muy “nuevos”  , tienen mucha energía y necesitan fluir, disfrutar, aprender cosas nuevas y tener situaciones diferentes que lo saquen de la zona cómoda. Además al salir a contextos nuevos  dejamos atrás los “malos rollos “que parecen haberse apoderado de nuestro hogar. Así que organizar actividades y salir a hacer algo en común fortalece la unión y buena relación con tu hijo, eso sí dependerá de la edad donde ir y qué hacer.

 2) Plantéate objetivos pequeños para esa salida y decidir de  forma consensuada  donde ir, será una  enriquecedora situación  para toda la familia.

3) Es bueno que sepas  delegar e incluso pedir ayuda si fuese necesario a tu hijo y recuerda siempre que las necesidades básicas es lo primero que debemos cubrir pero no  olvides que las necesidades afectivas son una prioridad que les  aporta seguridad emocional a tu hijo.

4) Tener  grandes estrategias de negociación para la resolución de conflictos de  ganar/ganar (no  de ganar /perder)  que son las más eficaces a largo plazo, ya que nadie pierda. En los primeros años de vida, hay  cuestiones que no se deben negociar, se negociará lo negociable y conforme nuestros hijos vayan avanzando  en edad.

5) Para que tu hijo entienda nuestros puntos de vista o nuestras normas, antes debemos ponernos en su lugar. Ellos son  niños o jóvenes y es de  vital importancia partir de este principio y sobre todo empatizar con la edad que tiene y mucho más  aún llegada  la adolescencia que necesita de una dosis extra de comprensión por parte de los padres.

A veces suele ocurrir que tenemos pasos para  conseguir objetivos en otras aéreas de nuestra  vida pero en la educación  de nuestro hijo vamos improvisando y de ahí los resultados que obtenemos.

En  el  próximo boletín seguiremos recordando otras pautas, pero mientras te dejo esta pregunta: ¿Cómo educas a tu hijo, sigues unas pautas?

Mayca Baró

La alegría y plenitud de una madre se consigue cuando…

El éxito y plenitud  como madre no está garantizado, pero si el fortalecimiento y el enriquecimiento personal que conseguirás si te esfuerzas por lo que quieres conseguir y como consecuencia seguramente tu hijo lo tomará como ejemplo de vida, siendo una persona luchadora.

Como madre es bueno que cada día tengas consciencia plena de lo que pasa en la relación con tu hijo ,muy presente las emociones que percibes y los sentimientos que tienes al afrontar tu faceta de madre y de ahí poder emprender un cambio si así lo crees necesario.

Puedes analizar lo que te impulsa a tener esos deseos, será más fácil gestionar aquellas emociones que detectas en ti y que te paralizan, como puede ser la frustración, o la vergüenza o el miedo, para que no sean un estorbo en tu afán de superarte como madre y persona.

Seguramente tendrás unas metas, que serán más posibles de cumplir mientras más concretas sean y más en serio te las tomes. Estás metas deben responder a una necesidad realmente propia, no influenciada por la familia, el entorno social (el qué dirán….) y siempre teniendo en cuenta que no todo depende de nosotros. Con todo esto, podremos encontrar en nuestro interior la fuerza necesaria para afrontar las dificultades que puedan surgir en la educación de tu hijo.

Cuando las cosas las hacemos por deseos propios y de corazón el éxito está más cerca.

Para ello será bueno que cuentes con recursos y entre ellos está analizar anteriores triunfos, esto te servirá de estimulo, energía positiva para seguir adelante, ya que son fuentes de aprendizaje y de ahí siempre sale información para poner en práctica que será lo que te la motivación necesaria para seguir en la acción e incluso puedas disfrutar de tu papel como madre.

Es una buena costumbre que te des pequeños premios conforme te acercas a tu objetivo, en vez de esperar sólo una recompensa final. Ya sabes la frase que dice que la felicidad no está en la meta sino en disfrutar el camino.

En este punto me gustaría que pensarás como te sientes en este  papel de gran responsabilidad que tienes al ser madre y qe te contestes honestamente a estas preguntas: ¿Te sientes feliz  y plena?¿Necesitas a alguien que te ayude y acompañe en tu camino de educar y   formar personas?

Cuenta conmigo ,estoy a tu disposición para las consultas y asesoramiento que necesites.

Mayca Baró

La satisfacción y frustración de una madre

Todas las personas sabemos que en nuestro día a día habrá cosas que nos causen mayor satisfacción y entusiasmo, y otras que no nos gusten tanto o que nos produzcan rechazo.La cuestión es ¿con qué parte  nos quedamos?

La vida es un continuo aprendizaje. Me acuerdo cuando era pequeña que admiraba a otros niños más mayores que yo porque sabían hacer cosas que yo aún estaba aprendiendo y no me salían bien.

En esos momentos no me rendía, lo seguía intentando sabiendo que cuando fuera un poco más mayor esas cosas que admiraba las lograría y me saldría tan bien y de manera tan natural como a ellos. En vez de frustrarme aprendía de mis fallos y lo que en un principio me podría causar una profunda insatisfacción por no lograrlo, me servía para aprender a hacerlo y finalmente conseguirlo. Lo que vengo a decir con esto es que para lograr satisfacción en algo casi siempre necesitamos primero estar insatisfechos con ello. Si no existiera la insatisfacción, las cosas seguirían tal y como están, no habría cambio ni tampoco evolución. Para estar satisfechos necesitamos primero no estarlo y hacer algo en consecuencia, porque es lo único que nos llevará a lograr lo que queremos.

Ahora bien, podemos ver las cosas de una manera pesimista quedándonos sólo con lo negativo y pensar “que horror de día he tenido” con mi hijo, o bien de una forma optimista, centrándonos en aquellas cosas positivas de nuestro día y pensando: ¿qué he aprendido? ¿ qué responsabilidad tengo? ¿Cómo se puede mejorar la próxima vez? Y sobre todo piensa lo siguiente: si tu día está lleno de cosas positivas y también de nuevos aprendizajes.

Algunos consejos para sacarle más partido a nuestras insatisfacciones:

  1. Lo primero, no te rindas y ten paciencia con la Educación de tu hijo. Todo es susceptible de cambio si somos perseverantes y vamos a por ello.
  2. En vez de mirar el vaso medio vacío, míralo medio lleno. Enfócate en los logros que has obtenido con tu hijo y celébralo.
  3. Evalúa lo que te va ocurriendo a lo largo del día y piensa ¿qué puedo cambiar para lograr lo que aún no tengo? Se optimista y piensa que lo vas a conseguir, y comienza a hacer los cambios necesarios para ello.
  4. Al menos que tengas una bola de cristal que prediga el futuro, lo normal es que no sepas lo que va a ocurrir. Piensa que el no haber conseguido un objetivo en el pasado con tu hijo , no es determinante para no lograrlo en un futuro.
  5. Ante todo mira la vida como un aprendizaje continuo en el que cometeremos errores y también aciertos, pero ante todo creceremos.

Mayca Baró

El ejemplo es el que educa

A tu  hijo lo educas con tus consejos, pero sobre todo con tu ejemplo. Sus ojos son su principal órgano de aprendizaje. Tu hijo hace suyos tus  hábitos personales, sociales, profesionales, culturales…etc

Por ejemplo si ve que empiezas a practicar un  deporte como  por ejemplo  baloncesto y a los pocos días ve que lo dejas por pereza o frustración, él estará aprendiendo a rendirse  ante las dificultades o por el contrario cuando compruebe  cómo intentas  superar las dificultades sin “tirar la toalla”, esto será lo que aprenderá y así sucesivamente….

Vuestro hijo está aprendiendo continuamente de vuestro ejemplo, eres su modelo de aprendizaje, su mejor maestro y el más influyente porque confía en ti También serás modelo de resiliencia, de adaptación a los cambios, situaciones adversas  y de  superación personal.

Lo sé, en este punto dirás madre mía cuantas cosas tengo que hacer para educar a mi hijo y si son muchas pero llega un momento en que son ya parte habitual y feliz de tu vida, te hará sentir en paz contigo mismo y  de paso estas  poniendo las bases educativas de la educación de tu hijo y con ellas podrá caminar por la vida  autónomo, seguro y feliz.

A tu hijo le importan tus intereses y se motiva cuando ve  el entusiasmo que manifiestas  por ellos. Muy probablemente llegará un día en que reconocerás en sus gestos tus propios gestos, y en su actitud, tu propia actitud y en concreto  tu propio estilo de aprendizaje, de trabajo….

Somos modelos para nuestros hijos, para bien y para mal.

Tu hijo es muy intuitivo a la hora de interpretar tus acciones, tu mentalidad,  las creencias que tienes…. De ahí que pretender que  tu hijo llegue a este punto de : «haz lo que yo diga, no lo que yo haga», creo que no funciona nunca. A tu hijo  no le interesa las normas sino los hábitos que está adquiriendo desde pequeño y que llegada la adolescencia  serán ya muy estables y a veces puede que no te gusten ,pero que siempre se pueden modificar con las pautas adecuadas.

Te propongo que  contestes a estas preguntas :  ¿Qué crees que puedes mejorar  en la educación de tu hijo? ¿Eres buen ejemplo para tu hijo?

Mayca Baró

La Educación en Valores

Hoy me gustaría hablar de la importancia de los Valores como cimiento de una vida familiar con sentido y éxito.

Los Valores son principios que nos permiten orientar nuestro comportamiento hacia un objetivo determinado en función de lo que creemos posible , digno de ser perseguido y que nos inspira a pasar a la acción.

Los Valores se refieren a necesidades humanas y representan nuestros sueños y aspiraciones como modo de vida.

Los Valores guían nuestras decisiones y en consecuencia nuestro destino. Las familias que establecen unos valores y viven de acuerdo a ello fluyen en armonía y felicidad. Cuando nos comprometemos a vivir de manera consciente y coherente ,de acuerdo con los valores que consideramos más importantes ,obtenemos un nivel mucho más profundo de realización ,seguridad y armonía familiar y personal.

Si analizamos a personas con éxito nos preguntamos ¿porqué son admiradas y respetadas en nuestra cultura? ¿No son acaso aquellas que se aferran de manera más solida a sus propios valores, personas que no sólo profesan sus criterios, sino que viven de acuerdo con ellos? Todos respetamos a las personas que defienden lo que creen, aún cuando no estamos de acuerdo con sus ideas. Hay realmente poder en aquellas personas que llevan unas vidas congruentes en las que sus filosofías/ideas y sus acciones son una cosa.

Debemos poner atención y darnos cuenta que la dirección que sigamos en nuestras vidas se halla controlada por la atracción y fuerza que ejercen nuestros valores. Estos son la fuerza promotora que da sentido a cada acción que emprendemos, y que nos dirige consistentemente para tomar decisiones capaces de crear la dirección y el destino en nuestras vidas. Por ejemplo cuando unos padres defienden el valor del amor,la unión, consiguen hijos seguros, estables y felices , o si un maestro defiende el valor de la pasión por el aprendizaje consigue que sus alumnos se impliquen, participen y aprendan con ganas.

El poder que ejercen los valores es enorme.

¿Qué podemos aprender de todo esto? Que tanto en nuestra vida personal como profesional debemos tener muy claros qué es lo más importante y decidir que viviremos de acuerdo con esos valores, sin que importe lo que ocurra. La única forma de alcanzar la felicidad a largo plazo consiste en vivir en consonancia con nuestros ideales más elevados así que…

¡Persigamos los valores como herramientas y motivación de vida!¡¡¡

Mayca Baró

El ingrediente mágico en la educación

El Amor incluye el afecto, la cordialidad, el cariño, la simpatía, la compasión, la adoración, la devoción por alguien, la empatía y dar sin esperar nada a cambio.En este caso, tú como madre por tu hijo.

Cuando el amor por tu  hijo forma parte de la rutina diaria genera una armonía y fluidez en la relación que a veces nos deja un sentimiento de paz y seguridad.Cultivar el amor puede contribuir en gran manera a tener una felicidad de tipo estable y duradero con tu  hijo.

Por otra parte el amor propio como persona y madre te ayuda a tener una buena relación contigo misma y a cuidarte, ya que suele ocurrir que al tener  un hijo te  olvidas de esa parte fundamental de seguir cuidando la  salud, tu  bienestar físico y equilibrio emocional y psicológico.

Dificilmente se puede cuidar y amar a  un hijo sino te amas y cuidas tú,ya que el ejemplo es muy importante en Educación  y está mas que comprobado que tu hijo percibe y observa todo de ti aunque tu creas que no te escucha ni entiende.

El amor lo podemos  desarrollra de dos maneras: cultivando el amor incondicional hacia ti  misma (amor propio) y el amor incondicional hacia tu  hijo. Podemos trabajar el amor incondicional hacia ti  misma haciendo lo que se hace de forma instintiva cuando  amas a alguien:  lo abrazas, lo besas, acaricias y le  dices que lo quieres, que lo valoras y  aceptas tal como es, incluyendo esas cosas que menos te gustan de esa persona  intentando sentir ese amor hacia ti misma.

Para cultivar el amor incondicional hacia tu hijo debes centrarte en  pensar  y prestar atención  tanto a  los rasgos o conductas que te  gustan menos como aquellos que te gustan más, especialmente las cosas buenas que haya hecho, las cosas que te  recuerden a ti misma  o a otras personas  por las que sientas  aprecio o que  te  inspiren compasión. A continuación, haz lo mismo que hiciste contigo misma, visualizalo  incluso hazlo en la práctica: abraza, besa y acaricia a tu hijo , como si fuese un bebé o un niño necesitado de amor y ternura. Le deseas que sea feliz y que esté libre de sufrimiento y malestar. Le dices  que lo  quieres,que deseas su  felicidad  ,que lo valoras  y aceptas tal como es, incluyendo esas cosas que menos te  gustan. Hacemos todo lo anterior intentando sentir ese amor sincero y ese instinto de cuidado y protección hacia tu  hijo.

Y todo esto para qué pueda sernos útil como madre/ padre, pues simplemente para sentirte más feliz y en paz contigo mismo y así establecer mejor relación con tu hijo , para que ese Amor esté en él/ella  y todo fluya con más armonía, facilidad y felicidad.

Ahora solo depende de tu decisión el   que desarrolles  ese amor propio y por tu hijo antes de que sea demasiado tarde y no puedas disfrutar del amor más sincero y puro  que existe.

Mayca Baró

La Familia : escuela de vida

La Familia cumple un papel muy  importante en el desarrollo físico, social y psicológico de una  persona. Es la familia la primera escuela donde un niño va a aprender lo básico para su vida a todos los niveles, valores, normas y limites muy necesarios en la educación que reciba  y que serán los  que formarán los cimientos sobre los que luego edificará su vida y felicidad.

Teniendo en cuenta esto, qué duda cabe de la responsabilidad que tenemos los padres y de ahí que debamos tomar consciencia de cómo estamos educando  a nuestros hijos a pesar de que no nos enseñaron a ello ,es el Amor Incondicional el que muchas veces te da la certeza de que eres la persona adecuada para educarlo lo mejor posible y siempre con el mensaje presente de que lo  que siembras cuando tus hijos son   pequeños será lo que recojas cuando sean  mayores y sobre todo  llegada  la etapa  Adolescente ,etapa de cambios a muchos niveles ,será ahí donde más se note la educación previa recibida y el nivel  de comunicación que has   alcanzado con tu hijo , ya que en esta etapa más que nunca va a necesitar de sus padres ,de una  escucha empática , sin juicio ni critica al tiempo que necesita de tu  apoyo y motivación para  seguir adelante creando su destino y la vida que elija para ser feliz.

Por tanto está en manos de los madres  y padres ofrecer a sus hijos un entorno educativo lo más valioso posible, lleno de experiencias enriquecedoras que le ayuden  en su formación, para adquirir  seguridad en sí mismos y amor propio, para aprender a   tomar las mejores decisiones que serán las que irán forjando su destino, que aprendan  a sentirse satisfechos con aquello a lo que se hayan comprometido y adquirieran las habilidades  sociales necesarias para relacionarse  en la vida tanto a nivel académico como laboral.

Llegado este punto podemos plantearnos de nuevo qué objetivo tienes en la educación de tu hijo y cómo lo estás haciendo hasta ahora y si los resultados no son los deseados quizás es hora de cambiar algo y no olvides que el tiempo no vuelve atrás para poder disfrutar de tus hijos, así que  hazlo ahora antes de que sea tarde.

Mayca Baró

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. CERRAR